7/10/16

RESEÑA #71: HARRY POTTER Y EL MISTERIO DEL PRÍNCIPE


RESEÑA #71: HARRY POTTER Y EL MISTERIO DEL PRÍNCIPE


¡Hola, hola, hola!

 ¿Qué tal os ha ido la semana? ¿Se os ha pasado rápido? Yo debo reconocer que esta vez se me ha hecho un poquito (bastante) cuesta arriba. Pero bueno, ¡¡ya llega el fin de semana!! (Olvidemos que yo no seré libre hasta las siete y media, gracias). ¿Muchos planes para éste sábado? ¡Espero que sí!
 Después de mucho pero que mucho tiempo, por fin os traigo la reseña de la sexta parte de Harry Potter. Ya os aviso que es un libro que me ha gustado mucho, sí, pero con el que he tenido algunos momentos de esos de “me arranco los pelos de los nervios”.
 ¡Dentro reseña!

Ficha técnica


Título: (Harry Potter 6) Harry Potter y el misterio del príncipe
Autora: J.K. Rowling
Editorial: Salamandra
Número de páginas: 576
ISBN:  9788498386363
Precio: 18,00€

Sinopsis

En medio de graves acontecimientos que asolan el país, Harry inicia su sexto curso en Hogwarts. El equipo de quidditch, los exámenes y las chicas lo mantienen ocupado, pero la tranquilidad dura poco. A pesar de los férreos controles de seguridad, dos alumnos son brutalmente atacados. Dumbledore sabe que, tal como se anunciaba en la Profecía, Harry y Voldemort han de enfrentarse a muerte. Así pues, para intentar debilitar al enemigo, el anciano director y el joven mago emprenderán juntos un peligroso viaje con la ayuda de un viejo libro de pociones perteneciente a un misterioso personaje, alguien que se hace llamar Príncipe Mestizo.

Reseñas de libros anteriores


Mi opinión

 Mucha información. Eso es lo que resume esta sexta entrega. Me gustaría decir que por fin entiendo a todas aquellas personas que defienden a muerte a Snape, pero no es así. Desde que empecé la saga, he pensado que no era más que un pobre desgraciado inadaptado que, por “x” o “y” no asumía que su vida era patética hasta límites francamente tristes. Pero eso no es nada comparado con lo que pienso ahora. No diré nada, sólo que por mí Voldemort puede empalarle el culo a ese desgraciado, clavarlo en el jardín de su bonita – y tenebrosa – casita y dejar que se lo coman los buitres. ¿Muy cruel? Oh, amigos y amigas, esto no es más que el principio.
 Los primeros dos capítulos me pusieron muy nerviosa. Tal vez el primero pasó sin pena ni gloria, una mera formalización acerca de quién tomaba el cargo de Ministro; pero el segundo…  oh, el segundo capítulo. Esas páginas en las que por fin vemos algo de la vida de Severus, ese mago consagrado que se reúne con la madre de Draco Malfoy y hace un juramento inquebrantable delante de las narices de la asesina de Sirius Black. Encantador, ¿verdad? (Nótese el sarcasmo, porque vengo calentita).
 Tras este bombazo, nos encontramos de nuevo con nuestro querido Harry Potter, ese niño que ya no es tan niño, ese chico que pronto será mayor de edad… ese chico que tiene un cometido en esta vida: acabar con Lord Voldemort. Tras recibir una carta de nuestro director, Harry espera a la llegada de Dumbledore para partir hacia la Madriguera, haciendo una parada en casa de un viejo mago: Horace Slughorn. No hablaré demasiado de este personaje – la gracia está en que descubráis vosotras y vosotros mismo quién es –, pero sí diré que no logró ganarse mi simpatía. Tras convencer al viejo mago de que vuelva a ejercer como profesor en el castillo de Hogwarts, Dumbledore dará una noticia a Harry: va a recibir clases particulares, impartidas por él mimo, el director, el único mago a quien Voldemort teme, y sólo podrán conocer el contenido de esas clases Ron y Hermione.

 Cabreada, triste y molesta. Así me he quedado. J.K. Rowling tiene el don de la palabra, sin duda, porque he llorado como una idiota. Las personas que ya hayáis leído el libro sabréis por qué, claro, pero de momento sólo quiero adelantaros algo: nada es lo que parece y todo tiene más sentido del que pensamos. Me gusta cómo la autora juega con nuestras pobres cabecitas a lo largo de todo el libro, cómo consigue en unas pocas páginas que yo me quiera dar de cabezazos contra las paredes, que quiera entrar y encargarme personalmente de ciertas personas… que no pueda procesar las últimas líneas, porque sencillamente no tienen sentido.
 Una nueva etapa se abre en Hogwarts y es que Severus Snape ha logrado lo que tantos años lleva anhelando: es el nuevo profesor de Defensa contra las Artes Oscuras – sobra decir que quien toma el relevo en pociones es Slughorn –. La noticia se recibe con pesar en todas las casas, pero nada comparado con el disgusto de Harry, Ron y Hermione.
 Consiguiendo acceder a la clase de pociones, para poder llegar a ser auror, nuestro querido Harry recibirá de manos de su nuevo profesor de la asignatura un libro. Un libro firmado por un tal “Príncipe Mestizo”, un mago que sabe muy bien lo que se hace, porque Harry, sin quererlo ni saberlo, se convierte en el mejor alumno de la clase, sólo gracias a sus consejos. Debo decir que supe desde el principio quién era el príncipe en cuestión, algo sorprendente teniendo en cuenta que hasta ahora no había acertado en ninguna de mis sospechas o conjeturas sobre la saga. Por supuesto, no revelaré la identidad del príncipe, pero sí os diré algo: esa mente tan sumamente retorcida no podía ser de otra persona.
 Como guinda final del pastel, tenemos a Draco Malfoy, ese pequeño demonio que ahora tiene

una misión. Una misión desconocida, de la cual lo único que sabemos es que pasa largas horas dentro de la Sala de los Menesteres. Como no puede ser de otro modo, el único que sospecha es nuestro protagonista Harry Potter. Nadie parece creer que un niño – un niño de ya dieciséis añitos, muy amigo él de su querido padre, ese mortífago encerrado en Azkaban – pueda estar de parte de Voldemort. Nadie. Excepto Harry.
 Con las clases con Dumbledore en pleno apogeo, llega la misión. Su misión. Recuperar un recuerdo que podría suponer un grandísimo paso para entender de verdad a Lord Voldemort. Algo inquietante, suculento y apetecible, ¿no? Debo decir que me moría de ganas porque dicho recuerdo, el recuerdo de la discordia, cayera en manos de nuestro querido Potter; pero también me moría de ganas por saber qué diablos tramaba Malfoy.
 Así bien, una noche, en una de las soporíferas fiestas privadas de Slughorn – compuestas sólo por los que él considera buenos partidos a la larga –, Malfoy aparece con tan mala suerte que Snape aprovecha la ocasión para charlar con él. En privado, dice, pero eso a Harry no le importa. Siguiéndolos con la capa invisible, se entera de algo. Snape quiere ayudar a Draco en su cometido. Y Harry debe enterarse de todo antes de que sea demasiado tarde.

Y ahora… Bienvenid@s a la Zona Sopiler

 Momento de despedidas. De sonrisas y lágrimas. Poético, ¿cierto? Me gustaría recalcar que Draco y Snape me han llevado por la calle de la amargura durante toda la novela. Bien es cierto que atesoré cada recuerdo que Dumbledore compartía con Harry, analizándolo todo lo que podía para poder empezar a sacar conclusiones. Conclusiones que poco o nada tenían que ver con lo que son realmente los Horrocruxes, todo sea dicho.
 Me ha fascinado la explicación que concierne a esos objetos endemoniados, aunque me ha fascinado más aún el poder comprender por fin cuál era el cometido del Diario de Tom Rydle. Cuando leí el segundo libro, mis conjeturas eran más bien erróneas. Ahora, con toda la información que nos ofrece el viejo director, por fin todo encaja.
 Momento de despedidas, decía hace apenas unas líneas. ¡Y qué cierto! Me dolió en lo más profundo de mi corazón tener que despedirme de forma definitiva de nuestro querido Albus Dumbledore; pero me dolió más todavía comprender que, efectivamente, Snape no es trigo limpio. Escapa de mi entendimiento como alguien tan condenadamente cobarde, tan visceral y repugnante, puede hacerle algo así a la única persona que realmente confía en él. No quiero explicaciones, ni siquiera quiero pararme a analizarlo. Quiero su cabeza. Y la quiero ya. Con suerte nuestro protagonista se marcará dos tantos en lo que va a ser, sin duda alguna, un cierre épico de saga. Un cierre que me aterroriza, porque no sé de cuánta gente voy a tener que despedirme, ni cuántas lágrimas voy a tener que derramar, fruto de la impotencia, el desconcierto y la indignación.
 Sin entrar en lo que a la trama completa se refiere – dudo que queráis pasaros unas tres horas leyendo –, debo decir que he quedado encantada. Como ya sabéis, mi personaje preferido de la saga es Ronald Weasley, ese chico que empezó siendo poco más que una mata pelirroja torpe y algo pizpireta, pero que ahora empieza a centrarse. A centrarse de verdad. No me gustan los celos, ya lo sabéis, pero ver como él y Hermione se destruyen poco a poco, consumiéndose con lo que hace o deja de hacer el contrario… chapó. No veo la hora de que Ron se lance, ¡que ya toca!
 Respecto a Ginny… Bueno. En los primeros libros no era de mis personajes preferidos. De hecho, me parecía un estorbo. Puedo decir sin miedo a equivocarme que es uno de los personajes que sufren una evolución más marcada – junto con Luna Lovegood y Neville Longbottom –. Pensadlo: partimos de una niña insegura y estúpidamente enamorada, de una
criatura que la lía parda con el maldito diario de Tom Rydle… de una cría que no levanta un palmo del suelo y que bebe los vientos por el gran Harry Potter. Y ahora tenemos a una mujer. Sí, sí, una mujer he dicho. Y me reafirmo. Una mujer que sabe lo que le conviene y lo que no, que no llora cuando Harry le dice que no pueden seguir juntos, porque sabe que todo forma parte de algo mucho más grande que un amor adolescente. Una mujer que, en definitiva, le echa un par de ovarios a la vida y se convierte en la perfecta sucesora de mis queridos Fred y George Weasley. Vaticino cosas buenas en lo que a ella respecta y estoy segura de que, una vez acabe todo, lo suyo con Harry será precioso.
 Poco más que decir, más allá de que me pareció atroz el comportamiento de Draco, ya no hablemos del de Snape. Personajes que nunca me han gustado y que no han hecho más que inflar mi disgusto. Me muero por hincarle el diente a la séptima y última parte, no por el hecho de que todo acabe, porque eso me duele; sino porque quiero que por fin se imparta un poco de justicia. Un poco de justicia a favor de los que esta vez son los buenos, de los que, espero, sean los vencedores.

En definitiva, Harry Potter y el misterio del príncipe es una sexta parte sencillamente maravillosa, con esos toques épicos tan fabulosos. Un mundo mágico que se viene abajo por el azote de Voldemort, un mundo que sucumbe a la luz y a la oscuridad. Un mundo que, en definitiva, merece ser salvados por los que de momento se han librado de caer en batalla.

Nota: 5/5

Citas

(…)
-¡Ah, Harry, buenas noches! – dijo Dumbledore mirándolo a través de sus gafas con expresión radiante –. Excelente, excelente.
 Al parecer, esas palabras provocaron a tío Vernon. Era evidente que, en su opinión, cualquiera que mirara a Harry y dijera <<excelente>> tenía que ser por fuerza una persona con la que él nunca estaría de acuerdo.
-No quisiera ser maleducado… – empezó con un tono que cargaba de grosería cada sílaba.
-Y sin embargo, lamentablemente, los casos de mala educación involuntaria se producen con una frecuencia alarmante – lo cortó Dumbledore con gravedad –. A veces resulta mejor no decir nada, amigo mío.
(…)

(…)
¿Por qué le inquieta El-que-no-debe-ser-nombrado?
¡Debería preocuparle
LORD KAKADURA,
la epidemia de estreñimiento que arrasa el país!
(…)

(…)
-[…] Sin embargo, he asegurado a la comunidad de fantasmas que no pienso darte la lata para sacarte información. <<Harry Potter sabe que puede confiar plenamente en mí. Prefiero morir antes que traicionar su confianza>>, les he dicho.
-Eso no es gran cosa, dado que ya estás muerto – razonó Ron.
(…)

(…)
-Bueno, al menos hay algo positivo – se consoló –. Snape se marchará antes de que termine el curso.
-¿Qué quieres decir? – preguntó Ron.
-Ese puesto está maldito. Nadie ha durado más de un año en él. Incluso Quirrell murió mientras lo desempeñaba. Así que voy a cruzar los dedos para ver si hay otra muerte…
(…)

(…)
-¿Te suena por casualidad que os haya mandado practicar hechizos no verbales, Potter?
-Sí – contestó fríamente.
-Sí, <<señor>> – lo corrigió Snape.
-No hace falta que me llame <<señor>>, profesor – replicó Harry impulsivamente.
(…)

(…)
-Una respuesta muy original – dijo Fred –. Francamente, no sé cómo se te ocurren. No, lo que queremos saber es cómo pasó.
-¿Qué quieres decir?
-¿Tuvo Lavender un accidente o algo así?
-¿Qué?
-¿Cómo sufrió semejante lesión cerebral?
(…)

(…)
 Y se emocionó tanto imaginando esa feliz circunstancia que agitó la varita con excesivo entusiasmo y en lugar de generar una fuente de agua cristalina, que era el objetivo de la clase de Encantamientos de ese día, hizo aparecer un chorro de manguera que rebotó en el techo y le dio en plena cara al profesor Flitwick.
 El profesor se secó con una sacudida de su varita y, ceñudo, ordenó a Seamus que copiara la frase <<Soy un mago y no un babuino blandiendo un palo>>.
(…)

(…)
 Harry giró en pleno vuelo. Era cierto: McLaggen, por algún motivo que sólo él conocía, le había quitado el bate a Peakes y estaba haciéndole una demostración de cómo golpear una bludger para darle a Cadwallander, que volaba hacia ellos.
(…)

(…)
-¿Has visto, Pipipote? – le dijo a Harry señalando la pelea, y soltó una sonora carcajada –. Mira cómo se pegan esas criaturitas, mira qué mordiscos se dan, qué puñetazos…
-¡Kreacher no insultará a Harry Potter delante de Dobby, no señor, o Dobby se encargará de cerrarle la boca a Kreacher! – chillaba Dobby.
-¡Qué patadas, qué arañazos! – se admiró Peeves al tiempo que les lanzaba trozos de tiza para enfurecerlos aún más –. ¡Qué pellizcos, qué codazos!
-Kreacher opinará lo que quiera de su amo, claro que sí, y sobre la clase de amo que es, el muy repugnante amigo de los sangre sucia. Oh, ¿qué diría la pobre ama de Kreacher?
 No llegaron a saber lo que habría dicho el ama de Kreacher porque en ese momento Dobby le golpeó con su pequeño y nudoso puño a Kreacher y le hizo saltar la mitad de los dientes.
[…]
-¡Sí, Harry Potter! – exclamó Dobby con un brillo de emoción en los ojos –. ¡Y si Dobby lo hace mal, Dobby se tirará desde la torre más alta, Harry Potter!
-Eso no será necesario – se apresuró a aclarar Harry.
(…)

(…)
-La sangre sucia le está diciendo algo a Kreacher; Kreacher fingirá que no la oye…
(…)

(…)
-Hombre, si de distinguirlos se trata, la definición de Harry es más clara – opinó Ron –. Si nos encontramos a uno en un callejón oscuro, nos limitamos a echarle un vistazo para ver si es sólido, y punto. No le preguntamos: <<Disculpe, ¿es usted la huella de un difunto?>>
(…)

(…)
-¡No es asunto tuyo! – exclamó Myrtle con sus pequeños y llorosos ojos clavados en Ron, que ya no disimulaba su sonrisa –. Le prometí que no se lo diría a nadie y me llevaré el secreto a la…
-No irás a decir <<a la tumba>>, ¿verdad? – bufó Ron –. A las cañerías, vale…
(…)

(…)
[…] pero ya había aprendido que muchas veces el humo y las explosiones no eran señal de experiencia, sino de ineptitud.
(…)

(…)
-[…] Los adultos somos insensatos y descuidados cuando subestimamos a los jóvenes.
(…)

(…)
 En aquella ocasión el anciano profesor había dicho que era crucial pelear y volver a pelear, y seguir peleando porque sólo de ese modo podría mantenerse a raya el mal, aunque nunca se llegara a erradicarlo.

(…)

14 comentarios:

  1. Hola!!
    Amo Harry Potter desde que tengo memoria y llevo diciendo que quiero leer los libros años, pero me da un miedo, no sabría como explicarlo, es como que aun me queda algo desconocido de ese mundo y si los leo ya no me quedara nada, creo que suena un poco tontería, pero me siento así jaja Pero me he comprado el El legado maldito y me gustaría leer la saga antes, aunque para entonces, por muy rápido que lea me lo leeré el año que viene.
    Harry Potter y el príncipe mestizo es mi película prefería la verdad, o de las que mas me gustan, porque es difícil elegir una solo jajaja Espero animarme y leer la saga pronto!

    pd: y respondiendo a tu pregunta de mi blog, he comenzado a estudiar Filología Hispánica ¿Tu que estudias? Gracias por lo de la cabecera :D

    Un beso :3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola! ^^

      Entiendo perfectamente lo que quieres decir, Victoria, y no es ninguna tontería :) Es bonito que te guste tanto algo que tengas en parte miedo de acabar lo último que te queda (en este caso, leer las novelas). No sé si esto ayudará - seguramente no -, pero a mí eso me pasa con los finales. Me explico. Cuando empiezo una saga que me gusta mucho - pongamos por caso "Vanir" - voy leyendo muy despacio precisamente porque no quiero que se acabe. Sí, si hay más de cinco o seis libros los tres o cuatro primeros los leo rápido, pero luego... no quiero seguir. Precisamente por el miedo a decir: "se acabó, ¿ahora qué?". Todo muy surrealista, lo sé jajajajaja
      Yo quería comprar "El legado maldito", pero cuando me enteré de que era un guión... No sé, se me quitaron un poco las ganas ^^" Esperaré a leer muchas opiniones y ya, si eso, lo cogeré en la biblioteca - sí, después de apuntarme a una de esas colas infinitas xD -. De todas formas, a medida que vayas leyendo los libros de "Harry Potter" (cuando decidas animarte) estaré encantada de que los comentemos ^.^
      Pasando a otra cosa... El sexto es, sin duda, un libro maravilloso. Me hacían chiribitas los ojos a medida que iba pasando las páginas *.* Eso sí... vaya manera de llorar, por el amor de Dios. ¡Anda que ya le vale a la autora!
      ¡Totalmente de acuerdo contigo! Elegir sólo una es muy complicado >.< ¿Así que ésta fue tu favorita? Yo aún tengo que ver la peli, ya te contaré :)
      Pasando a la posdata... Qué genial *.* Filología hispánica me parece una carrera preciosa *.* A mí me hubiera encantado poder estudiarla, pero al final me quedé con psicología. Dime, ¿qué tal te va? ¿Todo bien? ¡Seguro que sí! :)
      ¡Un besazo muy grande y que pases un buenísimo fin de semana, Victoria! ^^

      Eliminar
  2. Este libro me dejó un sabor muy agridulce, la verdad. Puede que de todos fuera el que menos disfruté. Y entiendo como te sientes con respecto a Snape. Por lo demás una extraordinaria aventura, como todos los demás libros

    Mil besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola! ^^

      ¿Así que fue el que menos disfrutaste? Vaya, qué mal :( A mí la verdad es que me gustó muchísimo. Sí que es verdad que ya me habían comentado que era un poquito más denso por todo el tema de los recuerdos que se van explorando, pero vaya, que yo quedé encantada :)
      Snape... Uf. Me pone enferma -.-
      ¡Un besazo muy grande y que pases un buenísimo fin de semana, Marina! ^^

      Eliminar
  3. ¡Hola, Carme! Justo acabo de leer tu email (que contestaré pronto) y responder a tu comentario en mi blog y vi que habías publicado :D Tenía muchas ganas de ver tu reseña de este libro :)
    Snape... umm... hasta el séptimo libro no nos entenderás a los que vemos algo bueno en Snape.. ahí lo dejo xD
    No recuerdo grandes detalles de este libro porque hace años que lo leí, pero cuando comentas cosas específicas si las recuerdo. Lo de Snape y el juramente, bueno, todo tiene un sentido y yo con el odio que le tenía al personaje al empezar este libro, recuerdo que ya era como "una razón más para odiarlo".
    Vuelvo a repetirme, pero mis recuerdos del libro son vagos, pero lo que si sé, es que el tema de los recuerdos y las clases de Harry con Dumbledore me cansó un poco, pero aún así, despedirme de Dumbledore también fue un shock y más de un modo tan inesperado.
    Si lloraste con este, efectivamente debes prepararte para un final apoteosico donde todo puede pasar.. Pasan muchas cosas inesperadas y la película de ese libro, bueno, las películas porque si dividió en dos, son espectaculares.
    A mí lo de Ginny con Harry nunca me pegó, me pareció bonito lo que se vio de ellos en este libro pero no me parecían adecuados el uno para el otro, a pesar de que como dices, si que se ve una gran evolución en el personaje de ella y como empieza a ser más decidida y relevante.
    El final de la saga te encantará y ya me muero de ganas de comentarla contigo ;-)
    ¡Saludos y que tengas un muy buen fin de semana! ¡Descansa y disfruta! ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola! ^^

      Ay, Omaira. Todavía tengo que pasarme por todas las entradas que me perdí - tengo como importantes/prioritarias las que me comentaste no sé si por aquí, por tu blog o por e-mail. Ya sabes... por eso de que soy un desastre xD
      ¡¡Joooooo!! Siempre me haces lo mismo xD De verdad que no entiendo cómo leches voy a conseguir perdonar a Snape una traición tan grande. Me destrozó el corazón lo que hizo, el muy desgraciado. ¡Y lo peor es que ni siquiera parecía arrepentido! Me imaginaba al pobre Harry al borde de una parada cardíaca y el otro desgraciado echa a correr y... Uuf. Me enervo, Omaira, me enervo mucho. En fin... a ver si pronto leo el séptimo y salgo ya de dudas :D
      Sí que es cierto que a Snape se le va cogiendo asco desde el minuto cero. Recuerdo que en el primer libro, cuando salvó a Harry de Quirell, pensé que no era tan mala gente. Luego volví a odiarlo y la cosa ha ido de mal en peor. Sobre el juramento... una vez más, yo ya no sé qué pensar :S J.K. Rowling juega muy bien sus cartas, sin duda :)
      Yo sé que voy a parecer la rara, pero a mí las clases con Dumbledore me gustaron muchísimo. Quiero decir, me parecía de lo más interesante ir conociendo poquito a poco la vida de la familia de Voldemort y... ahora vas a querer matarme, pero... me hubiera gustado que hubieran habido más recuerdos. Y sí. J.K. Rowling nos arranca el corazón, lo tira al suelo, lo pisa y le da una patada. Así tal cual. Pobre Dumbledore :( ¡Además es lo que tú dices! Fue de golpe. Así que, una vez más... Snape me da asco.
      Ay, Omaira... Que yo no quiero que se acabe la saga :'( Me da pena. No sé, o sea, va a sonar a que estoy medio tonta, pero me da mucha pena que ya sólo me quede un libro. Y sí... entre los spoilers que ya me tragué y lo que me dices... compraré muchos pañuelos, lo veo claro xD ¿Así que las películas fueron geniales? :)
      ¿No? Ö Ay, pues a mí me parecen súper monos los dos. No sé, supongo que en parte porque me gusta tanto Ron que mi cabeza desde el principio decía: Ron con Hermione - ¡¡eso!! Ahora que comento esta parte... ¿Cuándo leches van a mover ficha esos dos? ¡Mira que se hacen de rogar! xD -; no concebía que Harry pudiera quedarse con Hermione. Sí que es verdad que al principio me pareció bien lo de Cho, pero poco a poco Ginny ganó terreno y... no sé, me encanta su carácter :) Es muy grande xD
      ¡Un besazo muy grande y que pases un buenísimo fin de semana, Omaira! ^^

      Eliminar
  4. Hola guapa!!!
    Ay, me gustaría decirte tantas cosas que no puedo porque son grandes spoilers!!! Eso sí, yo no me pierdo tu reseña del último libro. Entonces, cuando la hagas, vendré y diré unas cuantas cosas, pero ahora mismo no puedo hacerlo. Solo te diré que tienes razón en algunas cosas y en otras no ;D
    Me alegra verte de nuevo por aquí. Yo también ando bastante liada y no tengo tiempo casi ni de hacer entradas ni de pasarme por los blogs, así que pedirte disculpas por haber tardado tanto en pasar a comentar O.o
    Gracias por la reseña!
    Besos guapa!! :33

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola! ^^

      ¡Aaaaaay! ¡Entre tod@s vais a conseguir que me arranque todos los pelos de la cabeza! xD Me muero de ganas por saber qué narices va a pasar en el séptimo libro, pero por otra parte me da mucha pena que se termine ya la saga :') Supongo que tu comentario va referido, sobre todo, a Snape. De verdad, Sandra, yo no sé cómo se lo va a montar la autora para que no le odie xD Es que vaya perlita de hombre jajajajajaja
      ¿También muy liada? Jo, Sandra, no nos dejan tiempo para leer :S ¡Tranquila! No pasa nada. El hecho de que hayas sacado un momentito para poder pasarte por aquí ya me parece maravilloso :)
      ¡Un besazo muy grande y que pases un buenísimo fin de semana, Sandra! ^^

      Eliminar
  5. Me alegra que te haya encantado :)
    Este y el cuarto son mis libros preferidos de la saga *O*

    Un abrazo ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola! ^^

      Es que es tan tan tan (TAN) genial, Leyna... *.* No podía no encantarme, pese a esa cosa tan horrible que pasa al final :'(
      Me acuerdo de que me lo comentaste hace tiempo :) De momento estoy totalmente de acuerdo contigo en que esta sexta parte es maravillosa :D
      ¡Un besazo muy grande y que pases un buenísimo fin de semana, Leyna! ^^

      Eliminar
  6. Hola Carme!

    Solo me queda decirte BRAVO por esta reseña, te juro que no sé cuanto he tardado en leerla, pero me has atrapado con cada una de tus palabras. Tengo que decirte que en la medida que conocía el universo de Harry Potter, esperando pacientemente cada publicación desde el cuarto libro, los personajes de Draco y Snape no me acababan de gustar, como antagonistas sí, pero ya. La verdad es que aun esconden bastante más y de hecho creo que en el séptimo libro puede que mires con otros ojos; pero ya a parte de este mundo, lo que me ha hecho mirarlos con otros ojos ha sido el mundo del fanfiction (que siempre está disponible para los que queremos más historias sobre estos protagonistas). De este libro te diré que es mi segundo favorito, supongo que respecto a la información que se da, como algunas cosas van cerrando y encajando, odie la muerte que tuvo lugar, eso sí y recuerdo llorar a moco tendido, pero en el séptimo supongo que no podrás parar, ya te digo que no es mi favorito y del último libro muchas cosas no me convencieron, pero la saga en general, creo que será mi favorita y especial para siempre. Me alegra que lo disfrutaras como yo lo hice en su día.
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola! ^^

      Muchísimas gracias, Esther. No te haces una idea aproximada de la ilusión que me ha hecho leer lo que escribes sobre la reseña :') ¡Vaya! Así que empezaste a leer "Harry Potter" cuando habían publicado los cuatro primeros libros. La espera entre libro y libro se te tuvo que hacer eterna >.< Sobre Draco y Snape... Ay, es que estoy muy enfadada con los dos. Me parecen unas sanguijuelas despreciables, pero al que le tengo más tirria es a Snape. No sé qué pasará en el séptimo libro que me pueda hacer cambiar de opinión respecto a ambos, pero me muero de ganas por saberlo :)
      Me suena que ya me habías hablado alguna vez del universo FanFiction que hay alrededor de la saga :) No he leído nada sobre estas historias, aunque si dices que te ayudaron a ver con mejores ojos a Snape y Draco... Tal vez les dé una oportunidad :)
      ¡Totalmente de acuerdo contigo! :) Éste es, sin duda, uno de los mejores libros de la saga. Adoré todos y cada uno de los momentos en los que Dumbledore mostraba los recuerdos en el pensadero a Harry :') Y la muerte... Dios, qué mal lo pasé. Lo leí dos o tres veces porque no podía creerme que lo que leía fuera cierto. Es que, ¡vamos a ver!, fue de golpe y a traición. ¡¡Menudo desgraciado!! Me enfadé un montón :(
      El séptimo me da un miedo atroz. Creo que lo leeré con un paquete de pañuelos al lado :S ¿Así que no te terminó de gustar cómo se cerraron algunos puntos? ¡Vaya! Ö Cuando lo lea estaré más que encantada de que comentemos largo y tendido esos puntos que no acabaron de convencerte :) Me alegro muchísimo de que atesores con tanto cariño la saga, es maravillosa :')
      ¡Un besazo muy grande y que pases un buenísimo fin de semana, Esther! ^^

      Eliminar
  7. Me alegro muchísimo de que te haya gustando tanto yo hace una semana me los volvi a leer todos de un tiron jajaja

    Besooos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola! ^^

      Es, sin duda, un libro maravilloso :D ¿Así que de una sentada te los leíste todos? ¡Vaya maratón de "Harry Potter" te pegaste! :D
      ¡Un besazo muy grande y que pases un buenísimo fin de semana, Marta! ^^

      Eliminar

El blog cuenta con la moderación de comentarios por dos motivos:

1 - No perderme ninguno de vuestros comentarios y así poder llevar cierto control.

2 - Evitar spam.

¡Muchas gracias por dejaros caer por aquí y dejar vuestra opinión! ^^